Buenas y Malas Decisiones




Buenas y Malas Decisiones

Por Bernardo Villar

¿Cuántas veces te has detenido de hacer algo por no equivocarte? ¿Por no querer tomar una mala decisión?

Te tengo una noticia: No hay buenas ni malas decisiones. Solo hay decisiones.

En todo caso hay decisiones mal tomadas, pero nada más. Y una decisión mal tomada vendría siendo una tomada de manera irreflexiva, de manera irracional. Irracional, no irrazonable, que no son lo mismo.

Todos tomamos la mejor decisión que podemos con los datos de los que disponemos al momento de tomarlas. Ponderamos pros y contras, vemos las posibles repercusiones, evaluamos los escenarios probables y entonces tomamos una decisión.

En el momento de tomarla, toda decisión no es buena ni mala, tan solo es una decisión. La etiquetamos como buena o mala si el resultado que buscábamos se presentó o no. Y que este resultado se de no siempre está en nuestras manos. Lo que está en nuestras manos es la capacidad de reaccionar ante los resultados (buenos o malos) de nuestra decisión.

Lee también
5 maneras de crear un centro de Transformación

Una decisión que no resultó como se esperaba no es mas que un fallo. Una muestra de que hubo alguna acción cuyo resultado no fue el esperado. Nada que deba causar culpa.

No tomar una decisión es en sí una decisión, y automáticamente una decisión que no funciona. No tomar una decisión equivale a decidir que prefieres que agentes externos a ti decidan el resultado de tu vida.

Cuando tomas una decisión, puedes elegir que sea razonable o irrazonable, puedes tomar riesgos y hacer tuyos los resultados, cualesquiera que éstos sean. Cuando no tomas decisiones (que ya dijimos que de hecho es un tipo de decisión) lo que estás siendo es irracional. No tiene sentido pensar que el resultado que quieres se va a dar automáticamente. Y, si lo que buscas al no decidir es evadir la responsabilidad del resultado, ¿qué crees? tampoco puedes, ese, el resultado que sea, también es tu resultado porque fuiste tú quien eligió no decidir.

Así que no hay para dónde hacerse: si decides es tu responsabilidad, y si no decides, también es tu responsabilidad, así que, ¿Por qué no tomar una decisión de cualquier modo?

Lee también
¿Cómo se ve un líder?




Comparte