COACHING ONTOLÓGICO “EL ARTE DE ENCENDER ALMAS”

COACHING ONTOLÓGICO “EL ARTE DE ENCENDER ALMAS”

Por Leo Farías

En general, los seres humanos vivimos en un mundo donde lo acostumbrado y conocido es lo que nos genera los resultados que vamos obteniendo en nuestra vida.

Nuestra vida, no es otra cosa que nuestro mundo, nuestro propio mundo,  que está formado por todo aquello que podemos distinguir, observar, desde lo que sabemos que sabemos, lo que no sabemos y lo que no sabemos que sabemos. El punto a identificar es qué ocurre con nosotros cuando no estamos creando aquello que tanto anhelamos, queremos y merecemos.

Aquí aparece la intervención Ontológica (Ciencia del ser, que parte de la base de entender el lenguaje como creador de nuevas realidades; el lenguaje como acción), para trabajar y rediseñar al observador que ese ser humano está siendo para permitirle mirar desde otro acceso y facilitar la llegada de nuevas opciones que permitan al ser humano, crear eso que tanto quiere, anhela y merece.

Para lograr distinciones se requiere aprendizaje, esto es saber hacer lo que antes no podía ni sabía y estar dispuesto a desaprender todo aquello que hasta hoy, en este momento histórico de nuestra vida, nos permitió permanecer en un lugar que en oportunidades, dista del disfrute y genera sufrimiento.

Vivimos en un Universo en constante evolución, requerimos de ciencias y enseñanzas que nos introduzcan dentro de un espacio de renovación, crecimiento y sanación.

La Ontología del lenguaje y su relación con la práctica del Coaching Ontológico, nos dan la ventana a ingresar a ese lugar, desde formarnos como coach de vida, para mirar hacia adentro, ver y curar nuestras propias heridas y desde allí aprender a construir el arte de “encender almas”, que es lo que el coaching ontológico propone en una metáfora.

Lee también
¿Qué impacto serás en el mundo?

Juzgamos que un ser humano sin sueños, resignado, que cree que no puede, no debe o no merece; es un hombre o una mujer desperdiciado/a, apagado. Y entendemos que, cada hombre y cada mujer en este momento son piezas claves para el desarrollo de una humanidad que, desde un nuevo mirar,  genere el arte del “buen-vivir”, con todo lo que ello implica.

La Ontología del lenguaje habla de dos principios o tesis que la sostienen en este estudio de la naturaleza del ser.

Primer principio

“No sabemos cómo las cosas son.

Sólo sabemos cómo las observamos o cómo las interpretamos.

Vivimos en mundos interpretativos.”

 

Partiendo de este principio, justamente no como verdad sino como interpretación, podemos darle un sentido poderoso a nuestra capacidad de mirar, entendiendo que el cambio de mirada, de siendo, nos permite una capacidad de rediseño y creación que nos lleve a los resultados que estamos anhelando  en este mundo en el que convivimos con otros, “únicos otros” (diría Maturana). Interpretar desde este principio nos mueve a un espacio de liviandad, aceptación y compasión que nos permite observar qué tipo de observador está frente a mí, desde lo que dice, cómo lo dice y qué interpreta de eso que dice.

Esa es la esencia del arte del Coaching Ontológico. Distinguir desde el lenguaje, el cuerpo y la emoción, el mundo interpretativo de quien conversa.

 

 

Segundo principio

No sólo actuamos de acuerdo a cómo somos, (y lo  hacemos)

también somos de acuerdo a cómo actuamos.

La acción genera ser. Uno deviene de acuerdo a lo que hace.

 

Nuestras acciones dejan al descubierto nuestra forma de ser. El Coaching permite observar las forma en que el hombre actúa (recordando que el lenguaje es acción) para interpretar la forma de ser de esa persona. Ahora, nuestras acciones no sólo revelan cómo somos, sino que nos permiten transformarnos, ser diferentes. La posibilidad de la intervención ontológica permite a una persona moverse en una dirección distinta, modificar su siendo, es decir la acción ejecutada. Por ese mismo ser abre la posibilidad de crear un ser diferente y desde allí nuevas realidades.

Lee también
¿Cuántos hay como tu?

Sería mucho y extenso continuar escribiendo sobre Coaching Ontológico, sobre sus bases, fundamentos y teorías, entendemos que sólo aquel que esté listo y preparado para lidiar con sus propias oscuridades, estará listo y preparado para aportar luz y claridad a este mundo que aún no sabe que no sabe.

 

“TOMEMOS LA VIDA COMO SI FUESE UNA GRAN TELA EN LA CUAL PODAMOS IR CREÁNDONOS DÍA A DÍA”

 

COACHING ONTOLÓGICO “EL ARTE DE ENCENDER ALMAS”

Leonardo Farías Coach

Ontológico Profesional