Decisiones, contextos y comida china





china - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

¿Te ha pasado que no importa lo que hagas obtienes más o menos los mismos resultados? Las mismas relaciones, las mismas finanzas, lo mismo de lo que ya tienes bastante y que no quieres más o que simplemente no te funciona.

Repasas todas las decisiones que te llevaron a este lugar, observas tus elecciones sin ser profeta del pasado y te das cuenta que bajo las mismas condiciones volverías a tomar esa misma decisión o una muy parecida. Si tomaste todas las decisiones “correctas”, ¿por qué no tienes el resultado que quieres?

¿Quieres saber por qué? ¿Te lo digo? Agárrate que ahí te va:

Porque no eres tú quien ha elegido. Tu crees que sí, pero no.

¿Entonces quién ha elegido si no lo has hecho tu? Las conversaciones disponibles en tu contexto.

¿Has oído eso de “qué conversación te está usando”? Pues se trata justo de eso. De que no estás eligiendo y no lo sabes.

Tu contexto es el lugar donde estás parado y la perspectiva desde la cual puedes ver ahora mismo las cosas. Parece todo tan claro y evidente que lo tomas como la verdad, sin embargo, no lo es. Es solo una de las mil historias posibles desde ese observador específico que estás siendo. Y esa historia es tan buena que ni siquiera te das cuenta de que está ahí y está condicionando absolutamente todos tus resultados.

Piensa en una barra de buffet gigante, digamos de comida china. En ese buffet puedes escoger todo lo que tu quieras. Ahí hay todos los platillos chinos que existen. Puedes elegir cualquiera. Puedes comer lo que tu elijas…siempre y cuando sea chino. Una pizza o Spaghetti no son una opción en el contexto “comida china”. No están en el buffet, no los puedes ver; a efectos prácticos, no existen. Tampoco los tacos ni las hamburguesas. Todas tus decisiones en este mundo de comida china, y tus acciones posibles, estarán acotados por lo que la comida es y ofrece.

Si tu quieres algo distinto a la comida china requieres darte cuenta de que hay otras conversaciones posibles (comida italiana, mexicana, francesa, etc.) y elegir una (o crear una nueva) que pueda contener lo que tu quieres en tu vida. (no tiene nada de malo la comida china, pero supongamos que quieres que tu vida se parezca más a un buen plato de spaghetti carbonara).

Se trata de darse cuenta de qué conversación te está usando e inventarse una conversación alternativa que te pueda llevar a los resultados que buscas.

Todo el asunto de razonable e irrazonable tiene su fundamento en la conversación que te usa: Ahora mismo tomas decisiones razonables dentro de tu contexto actual. Cualquier cosas no prevista en ese contexto será irrazonable. Pero eso mismo que es irrazonable en tu contexto actual es razonable en otro contexto en el cual lo que ahora son tus decisiones actuales son irrazonables. El asunto está es que si tus decisiones actuales no te están dando lo que buscas, es hora de moverse de contexto, crear una conversación nueva que te utilice (ahora de modo consciente) y comenzar a crear todo lo que desde el lugar donde estás parado es imposible: tus sueños.




Comparte
Lee también
¡Tú no sabes lo que quieres!