El atajo hacia la felicidad

camino-de-la-felicidad - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

¿Qué es ser feliz? ¿Cómo se siente? ¿Cómo se ve la felicidad? ¿Conoces a alguien que sea feliz?

Todos vamos por la vida buscando ser felices, pero ¿qué es ser feliz? Estamos buscando algo que no sabemos cómo es confiando que lo vamos a reconocer cuando lo veamos ¿Cómo se ve la felicidad? ¿Cómo se siente ser feliz?

Porque asumo que si buscamos la felicidad es porque la tuvimos y la perdimos o porque nunca la tuvimos; entonces, ¿Cómo es la felicidad? ¿A cuánta gente feliz conoces? ¿Cuándo podemos decir que al fin somos felices?

Algunas veces nos embarcamos en una jornada impresionante, nos convertimos en buscadores profesionales de la felicidad, leemos todos los libros que hay sobre el tema, tomamos todos los talleres, cursos, talleres, entrenamientos y certificaciones hasta hablar del tema con la mayor autoridad y sin embargo no nos encontramos mas cerca de la felicidad. Vuelvo a preguntar: ¿Cuando se es feliz?

¿Cuando tengo las relaciones que quiero y como las quiero?¿Cuando tengo las finanzas que quiero tener?¿Cuando tengo la casa que quiero tener?¿Cuando tengo el auto de mis sueños? ¿Cuando la persona que yo quiero me quiere? ¿Cuando compro los zapatos que quiero? ¿Cuando me case? ¿Cuando mis hijos se gradúen?

Lee también
Hablando de Responsabilidad

La felicidad entendida así tiene algo en común: Se trata totalmente de TENER lo que YO quiero tener. Se trata de que el mundo se conforme a mis deseos, cuando el mundo gire alrededor mío.

Te tengo una noticia, por favor, siéntate. Eso no va a pasar. Sé fuerte, acéptalo.

Siempre vas a querer algo mas, siempre vas a sentir esa sensación de vacío, de falta mientras condiciones tu felicidad a que el mundo sea como tu quieres que sea.

Y más importante, perdemos tanto tiempo y energía en esta búsqueda, convencidos de que la felicidad debe estar ahí afuera, que hemos olvidado que nunca se fue. Siempre estuvo en nosotros. No nos falta nada, estamos completos tal cual estamos, pero no podemos apreciarlo por el afán de compararnos con modelos ajenos de "cómo debe verse la felicidad".

Se me ocurre que si por un momento vemos todo lo que tenemos, comenzando por estar vivos y siguiendo por darle un propósito a esa vida (No pierdas tiempo buscándole un propósito, invéntaselo y ya) y comprometiéndonos con él, comenzaremos a sentir algo así como satisfacción que tal vez sea muy parecido a una anticipación de la felicidad.

Cierra todos tus libros de auto ayuda, deja de ir a todos los talleres que te inviten y dedícate unos minutos a volver a conectar con ese sueño que siempre has tenido, conviértelo en tu visión y date a la misión de hacerlo realidad. Es impresionante cómo después de buscar el camino a la felicidad afuera por años, puede encontrarse adentro en cuestión de minutos. Solo requiere autenticidad, honestidad, compromiso y tomar acción.

Lee también
De punto A a punto B

La felicidad no se encuentra. La felicidad se construye.