El mítico proceso de transformación




procesos1 - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

No te escandalices por lo que estás a punto de leer, tómalo con calma.

No existe un "proceso de transformación". La transformación no es un proceso. No te entrenas para transformarte. No estás en "proceso".

La transformación ocurre de golpe. En un momento. ¡Pum! y se transforma el mundo y quién eres en él. Por eso hablamos de un "salto cuántico".

No requieres ir paso a paso, ahora transformando algo poco a poco y luego otra cosa y luego otra... No funciona así.

¿El programa de Liderazgo?¿Tu carta de logros? Esos sirven para crear la evidencia de la transformación. Para comenzar a crear los resultados alineados con el nuevo "ser" que eres ahora por elección.

Imagínate que te inscribes a un gimnasio y vas cinco días a la semana dos horas diarias, pero en realidad tú odias cada minuto que estás ahí, no le ves valor, lo haces porque está de moda ir al gimnasio y de ahí te vas a comer chatarra y a tomarte unas cervezas hasta la madrugada. En ese caso, aunque parezca que eres un hombre saludable porque vas al gimnasio y estás musculoso, la verdad es que  solo estás musculoso. Nada más. No eres saludable. Porque SER una persona saludable e mucho más que ESTAR musculoso. (¿Será por eso que en castellano existe la distinción entre SER y ESTAR?)

Para convertirse en una persona saludable requiere haber una transformación, requiere crearse una conversación, un contexto que lo haga posible y lo sostenga. Para una persona saludable, cualquier cosa que no esté alineado con la distinción "saludable" no es una opción. No evita comer pastelitos porque engorden, sino porque los pastelitos no son una opción en una vida saludable. No hace ejercicio para verse bien, sino porque eso es lo que una persona saludable hace. No hay más opciones. El ejercicio, su almentación, etc. son resultado natural de que es una persona saludable. No es al revés. El entrenamiento, la práctica lo que consiguen es crear maestría.

Lee también
Enrolar es ida y vuelta

Por supuesto, la práctica es importantísima. Yo puedo transformame en un pianista con solamente cambiar mi conversación, pero eso no hace que automáticamente sepa tocar el piano. Requiero aprender y practicar hasta hacer mías las distinciones que hacen de un pianista un pianista. Pero lo que va a hacer posible eso es mi transformación en la conversación "yo soy pianista". Porque un pianista aprende y practica hasta hacerlo parte de lo que él o ella, como pianista, hace.

Así que, tu no estás en un proceso de transformación. Tu estás en un proceso de liderazgo, entrenándote en ser un líder. La transformación ocurrió en un momento, un instante, o no ha ocurrido aún (no depende del entrenamiento sino de ti) Y en el Programa de Liderazgo, si lo estas viviendo o ya lo viviste, lo que vas a crear pueden ser dos tipos de cosas: O creas los resultados que naturalmente emanan de alguien que ES un lider y adquieres maestría en ello partiendo de la Transformación, es decir, del cambio de conversación o contexto a "YO SOY UN LÍDER" o puedes hacer un montón de acciones como una lista de pendientes y terminar el proceso como un evento más que viviste y que estuvo lindo pero no causó ningún cambio permanente y sostenible porque no partió de ninguna Transformación.

Lee también
¡Me rediseño!

 

 




Comparte