El nombre del juego es enrolamiento

 

el-nombre-del-juego - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

De eso se trata, de enrolar. Ya sabes cómo es eso. Toda tu vida has enrolado, solo que sin darte cuenta. Has sabido cómo crear valor en otros para sumarlos en tu visión. así fue que tu pareja te dijo que sí, así fue cómo te dieron ese trabajo, así fue cómo organizaste esa fiesta, esas vacaciones con tus amigos. Lo has hecho siempre, si estás vivo, has enrolado, enrolas y continuarás enrolando. De eso se trata la dinámica inter personal humana: enrolo y me enrolo.

¿Entonces por qué tánto rollo con el enrolamiento?

Pues es que normalmente has enrolado desde un espacio razonable a visiones razonables. La verdad nunca has enrolado a nadie a tomar un riesgo más allá de lo que ya se espera tomar. Los límites están bien claros y dentro de esos límites "razonables" te has mantenido y has mantenido a la gente de tu vida.

Ese espacio "razonable" se encuentra justo en medio de lo que crees que es posible para tí y para los demás en tu pequeño mundo.

Ahora, enrolar a algo irrazonable... Eso es otro asunto. Requieres, primero, saber sin lugar a dudas que, aunque irrazonable, es posible; para tí y para los demás, y además, requiere ser indudablemente un juego en el que todas las partes ganen. ¿Cómo puede la gente verlo claramente? Pues en tí. En lo que evoques en cada uno de ellos.

Enrolarse representa un riesgo; implica confiar. El valor percibido requiere ser tan grande que valga tomar ese riesgo.

Al final, enrolar no es el asunto. Eso ya lo haces. El asunto es ¿qué tan grande e irrazonable es el juego al que vas a enrolar en tu vida?

Comparte
Lee también
La diferencia entre metas y sueños