El Origen del Miedo



FEAR-1024x681 - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

El miedo te mueve o te detiene. No hay puntos medios.

El miedo te hace ser valiente o cobarde, dependiendo de tu reacción ante él. El miedo te hace triunfar o fracasar.

El miedo te mueve a vivir o a solo sobrevivir.

Pero, ¿dónde está el miedo?

¿En la inseguridad? ¿En la guerra? ¿En la delincuencia? ¿En la violencia?

¿Sientes miedo porque el mundo te da buenas razones para sentirlo?

 

Como todo, tienes dos posibilidades: O el miedo existe o al menos es causado afuera de ti y de tu control, y por lo tanto no tienes mucho que hacer al respecto mas que cuidarte del mundo malvado que te quiere perjudicar; o tal vez, el miedo que sientes lo estás creando tú.

No tiene que ver con el mundo y lo peligroso que es, sino contigo y con tu afán de sobrevivir. Sientes miedo porque ese es el contexto, la conversación que te maneja. Sientes miedo de tomar decisiones, de viajar, de salir a la calle, de decir la verdad, de comprometerte, de relacionarte, de vivir; no por lo que hay afuera sino por lo que hay adentro de tí. Es momento de tomar responsabilidad: tienes miedo porque lo sientes y usas las circunstancias externas a ti para darle sentido y validar el que lo sientas. Una postura totalmente víctima y de supervivencia.

Lee también
El secreto definitivo para relaciones efectivas

Además, no es malo sentir miedo. Es totalmente normal. El asunto es que, si no tomas responsabilidad por tu miedo, si no lo abrazas, lo aceptas y permites que sea (dentro de tí, no desde fuera) no puedes hacer nada con él.

Lo que diferencia al valiente del cobarde es que el valiente es capaz de actuar y tener el resultado a pesar de experimentar miedo, mientras que el cobarde fracasa por esa misma razón. El valiente maneja su miedo, lo usa en su favor para tener éxito, mientras que el cobarde fracasa porque ve el miedo como causado por algo externo y ante lo cual no tiene poder,

¿Dónde existe el miedo?¿Dónde se origina?

Lee también
¿Qué juego estás jugando? ¿De quién es el balón?

En algún lugar dentro de ti. No afuera.

Y si no tomas responsabilidad y lo utilizas tú, será una conversación que te utilice a ti.



Comparte