El propósito del juego es ganar




 

cd222a25-7f41-431c-a225-4c64ad4586bd-1024x683 - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

El propósito del juego, de cualquier juego, es ganar. Quien dijo que lo importante no es ganar, sino competir, seguramente nunca ganó. Es igual que quien dice que lo importante no es el destino sino el viaje. Si el destino no es importante, ¿para qué saliste hacia allá en primer lugar?

Me parece que en todo caso lo que han querido decir con esa frase es que no tienes que perderte el momento por estar pensando en dónde vas a llegar. Y por supuesto puedes estar claro de tu meta e ir hacia ella y al mismo tiempo disfrutar el camino. Yo no veo por qué haya que elegir entre uno y otro.

Del mismo modo el asunto de ganar … ¿Qué caso tiene jugar algo solo por jugarlo?¿Sin un propósito?

No importa qué estés jugando, el propósito del juego es ganar.

Solo que esto hay que entenderlo con cuidado: Ganar no necesariamente quiere decir que alguien deba perder. Ganar no significa hacer que otro pierda. Ganar tiene que ver conmigo, y cada quien busca ganar. El asunto se pone feo cuando mi estrategia para ganar es que el otro pierda. Así no estoy enfocado en dar lo mejor de mi, sino es perjudicar al vecino.

Lee también
De Peces, computadoras y ser humano

¿Cómo juegas los juegos de tu vida? ¿Enfocado en ganar o en hacer que el otro pierda?

Ganar es un asunto entre tú y tu objetivo. Ganas cuando lo obtienes, no cuando alguien más no obtiene el suyo.

En la vida se trata de ganar, de conseguir lo que se quiere, como en cualquier juego.

Lo que hay que tener claro es que para que yo gane no requiero hacer perder a nadie más.

Y lo más interesante del asunto es que no se trata de competir. No es un partido de futbol. Se trata de ganar, y cuando tú ganas, yo gano. Cuando yo aporto valor a los juegos que tu juegas y te apoyo a ganar, yo gano.

¿Cómo sería un mundo en el que todos estuvieran parados por que el de junto gane? Un mundo en el que fuera tan importante para ti el éxito ajeno como el tuyo.

Lee también
Eres exitoso

Un mundo que funcionaría para todos.




Comparte