Enrolar es ida y vuelta





Enrolar es ida y vuelta

Por Bernardo Villar

 

La vida es un juego de enrolar, pero no es un juego que se gana o se pierde. No se trata de “o enrolas o te enrolan” como una lucha por enrolar y no enrolarse. Se trata de “o enrolas o te enrolas” como únicas posibilidades. Pero no son posibilidades que se contrapongan, son las posibilidades que forman los hilos que tejen la tela de las relaciones humanas, la vida humana misma.

Todas nuestras relaciones se basan en enrolar algunas veces y enrolarnos en otras: Causo enrolamiento en otros y otros causan enrolamiento en mí. Inevitablemente. Me enrolo con personas, cosas, situaciones, posturas, creencias y otros se enrolan conmigo y en cosas, situaciones, posturas y creencias que yo represento para ellos.

Un líder sabe esto y sabe que él o ella, solos no pueden crear lo que quieren crear en su mundo. Por esos son líderes, porque evocan urgencia en otros para tomar acción en la creación de una visión, pero también son contribución a la visión de otros en un juego en el que todos ganan. Su contribución a otras visiones implica su enrolamiento en ellas.

Lee también
En tus circunstancias actuales

Todos enrolamos en nuestra dinámica de vida, en nuestras relaciones de todo tipo. La diferencia es que un líder está consciente de ello.

Enrolar es una dinámica de ida y vuelta: Enrolo y me enrolo. Es un balance en el que recibo y doy, en el que todo fluye. El asunto es que un verdadero líder tiene una visión que es más grande que él mismo, un verdadero líder es la diferencia que pretende causar en el mundo. De este modo, no solo enrola en las cosas pequeñas sino que es enrolamiento en visiones totales, toca muchas vidas, transforma al mundo. Y también se enrola en visiones que están en sintonía y complementan la suya.

Lee también
¿Quién está a cargo?




Comparte