Este es tu Rio




Este es tu Rio

Por Bernardo Villar

La vida es dura y hay que luchar día a día para sobrevivir, ¿Correcto?

¿Y qué tal si no?

¿Qué tal si la vida no es dura pero te empeñas en hacerla dura? ¿Qué tal si le estás dando un valor que no tiene al hecho de luchar? ¡Qué tal si te digo que las cosas no requieren ser difíciles para tener valor?

La obsesión de ver la lucha como un valor te mantiene pensando que la vida se trata de eso: de no rendirse, de luchar por lo que quieres.

Se me ocurre que la vida no tiene que ser difícil, no tiene que ser una lucha, y que la diferencia entre una cosa y la otra tiene que ver con dónde tienes tu foco, en el pasado o en el futuro. Con eso y con permitirte ser totalmente y sin restricciones quien en verdad eres.

Piensa en la vida como un rio. No me refiero a la vida en general sino TU VIDA. Tu vida es tu rio para navegar. Quien eres realmente es la fuente de ese rio y tu visión es hacia dónde vas. Hacia dónde vas siempre va a estar alineado con quién eres puesto que quién eres es la fuente de todos tus resultados posibles.

Pues bien, si tu foco está en el pasado. Enganchándote en historias que ocurrieron hace tiempo y buscando cómo justificarlas; si te esfuerzas en ir en contra de la corriente hacia otro lado que donde naturalmente fluye tu rio, pues entonces sí. Tu vida va a ser difícil, una lucha constante.

Pero los rios tienen un cauce y es ese cauce el que lo lleva ineludiblemente hacia donde debe llegar. Todo lo que requerirías hacer es dejar que esa corriente (tu corriente, tu río) te lleve a donde naturalmente vas.

Cuando tu camino es auténticamente tuyo, cuando lo has elegido desde la autenticidad, desde quién eres y no desde lo que alguien más piensa que debería ser tu camino. Ese camino se vuelve tu manera de expresarte en el mundo y todo fluye naturalmente. El camino (tu rio) te lleva a donde requieres llegar sin necesidad de luchar con nada ni nadie.

Por supuesto, en el rio, aparecerán obstáculos. Algunas veces serán rocas ocultas bajo la superficie, algunas veces parecerá que la corriente pierde su fuerza y te estancarás. Otras veces parecerá que vas demasiado rápido hacia las rocas. Puede haber animales peligrosos que te quieran comer o algas en las que te puedas quedar atorado y te jalen hacia el fondo sintiendo que te ahogas.

Eso es natural y el asunto es que es como es. Cuando la pendiente es pronunciada, la corriente es fuerte, cuando la pendiente es poca, la corriente parece detenerse. Cuando hay rocas, hay rocas y son duras porque las rocas son duras. Las algas te enredan porque son como son y los animales te pueden comer porque es lo que hacen los animales. No tiene que ver contigo. No te lo están haciendo a tí por ser quien eres ni porque vayas a donde vas.

El asunto es tenerlo claro y tomar total responsabilidad por nuestro río, por el camino que elegimos tomar y recorrerlo. Viendo hacia el frente, hacia donde vamos, que es donde pueden aparecer los obstáculos que debemos manejar. No hacia el pasado, donde estuvimos ya y donde no podemos hacer nada por cambiar lo que ocurrió.

Y cuando aparezcan los obstáculos, manejarlos y recordar que ni las piedras, ni los peces, ni los cocodrilos te van a hacer nada por ser quién eres, por ir a donde vas. Solamente son lo que son y por ser lo que son, hacen lo que hacen. Igual que tu eres quien eres y haces lo que haces.

No requieres luchar con nada. Requieres manejar las cosas como vienen desde quien naturalmente eres.

Nada más.




Comparte
Lee también
Saber algo o Ser algo