Dar gracias

agradecer - entrenador transformacional

[google-translator]

Dia de Acción de Gracias para Estados Unidos. Una buena excusa para comer pavo y para hablar un poco sobre lo que significa dar gracias.

Hagamos a un lado si le damos gracias a Dios, a la vida o a nuestros ceres cercanos y hablemos del acto de dar gracias, del agradecimiento.

Agradecer es manifestarse satisfecho y de acuerdo con lo que tenemos y en donde estamos. Cuando agradezco hago las paces con la vida, dejo de resistir que mi existencia es de tal o cual modo, dejo de sentirme incompleto por todo lo que quiero y no tengo. Es una ocación para aceptar que no importa todo el espacio que tenga para crecer, estoy en todo momento entero; no importa todo lo que no tengo, todos los quiebres en los que me encuentre, como estoy y donde estoy hoy es mi realidad y tengo la oportunidad de aceptarla, reconocerla y apreciarla.

Lee también
Atravesando Barreras

Decir Gracias es declarar que todo está bien, que estoy satisfecho aunque se que hay camino por recorrer. Hoy estoy aquí y es lo que cuenta. Es declararme completo.

Puedo dirigir ese sentimiento de satisfacción hacia Dios, hacia el universo, hacia mis seres queridos y hacia mi también.

Por eso se me hace una buena idea un ritual social como el Dia de Acción de Gracias. Es una oportunidad de parar y ver lo que hemos creado y saber que no importa lo que sea, todo está donde está.

Y prepararnos para lo que sigue

 

¿Para ti qué es dar gracias?

 

Si te resulta interesante, por favor, comenta y comparte este artículo con tus amigos

 

Un comentario de “Dar gracias

  1. Cuando ya hemos comprendido la vida tal y cómo es, es cuando vemos que dar las gracias no tiene ningún sentido. Pues en toda dación, en toda ayuda, que se haga a los otros, hay siempre una ganancia –material, espiritual, compasiva-. Que es lo que hace que reaccionemos ante el reto del necesitado, del que pide algo. Sino no habría necesidad de responder al reto.
    Así que el dar las gracias, es una costumbre burguesa. Que se hace como un acto de humillación al más poderoso que, eventualmente, es el que ayuda. Para así, en las próximas necesidades que no podemos satisfacernos, poder contar con los que nos ayudan.
    Por eso, cuando ayudamos o damos a alguien que no conocemos de nada, y seguramente no volveremos a ver porque es extranjero, o alguien que va de paso, es lo mejor porque ahí se acaba todo, se acaba la relación entre el que ha dado y el que ha recibido, con toda la trama del poder, del placer, del miedo, de la sumisión.

Los comentarios han sido cerrados.