La Flecha y el Blanco – Una historia sobre visión.

flecha - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

Una historia sobre visión

Imagina que eres un arquero, de frente ante el blanco. Es un tiro importante, si aciertas ganarás la competencia; así que tensas la cuerda, apuntas con cuidado y.... tu tiro sale todo desviado y se clava lejos, bien lejos de la diana.

Nervioso volteas a todos lados y para tu suerte, nadie ha visto tu tiro, así que sin hacer ruido, corres hacia la flecha y a toda prisa pintas alrededor de ella un blanco. Vuelves a voltear a todos lados y nadie se ha dado cuenta, así que empiezas a gritar: "¡Le di! ¡Le di! ¡Hey, todos vean lo buen arquero que soy!  ¡He dado en el mero centro de la diana! ¡Soy el mejor!" y todos se acercan sorprendidos, te aplauden, te felicitan, te vitorean como el mejor arquero del mundo.

Solo que tu sabes que erraste el tiro.

Solo tu lo sabes.

Con eso basta.

Algunas veces tenemos una meta que para nosotros es muy importante y nos lanzamos a obtenerla. Sin embargo por alguna razón obtenemos otra cosa que, no está mal del todo... pero no es lo que queríamos. Nos contamos la historia de que esto que conseguimos era en realidad lo que queríamos, o mejor aún que lo que buscábamos y le hacemos creer a todos que conseguimos nuestra meta y que somos unos triunfadores, alardeando de haber conseguido lo que conseguimos.

Lee también
Manual definitivo de enrolamiento

... Pero nosotros sabemos que no es lo que queríamos, sabemos que nos estamos contentando con algo que no es lo que buscábamos, aquello que era tan importante para nosotros.

Tal vez esta historia te suene familiar. Tal vez no.

Lo que quiero decir es que tu visión personal debe ser tan importante que no te permita conformarte con otra cosa, que te lleve a arriesgarte a fracasar cuantas veces sea necesario hasta conseguirla, sin miedo al ridículo o a la opinión de los demás. Una visión poderosa te hará disparar flechas a la diana tantas veces como sea necesario hasta dar en el blanco en lugar de correr a la flecha y pintar el blanco alrededor.

Lee también
¿Qué tan lleno está tu frasco?