La importancia de la víctima

victima - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

Una de las principales distinciones en la transformación es "victima vs responsable". Ambas son posturas que podemos elegir tomar ante nuestro entorno: plantarnos como causa de nuestros resultados o justificarlos con circunstancias externas.

Bien pronto nos queda claro cual postura nos crea un contexto en el cual poder crear resultados distintos en nuestras vidas, cuál postura nos da poder y cuál postura nos lo quita. Y nos solemos convertir en unos guardianes fieros cuando encontramos a alguien dándonos su historia víctima (pero somos buenos para contar la nuestra).

Entonces este artículo puede parecer escandaloso a los transformes hadcore. ¿Cómo puedo decir que la postura víctima es importante? ¿Qué puedo tener mal en la cabeza? A ver si me explico correctamente.

Cuando entramos en la senda de la transformación sabemos que nuestro lenguaje es muy importante y cambiamos muchos modos de hablar por otros que nos apoyan a crear lo que queremos. Nos entrenamos a no contar nuestra versión victima de la vida. Sin embargo muchas veces caemos en un espacio en el cual no nos permitimos sentir como sentimos ni toleramos que los demás nos comuniquen lo que están sintiendo, despreciándolo como "una versión víctima". Y si, es una versión víctima. Pero es la versión más importante a oir cuando estamos apoyando a una persona mediante el coaching.

Lee también
El vaso medio lleno, otro punto de vista - Transformación

Cuando escuchamos la historia víctima podemos apreciar el contexto desde el cual parte la persona. Una historia víctima no es un invento, es una realidad para la persona que la está viviendo y descalificarla es descalificar a la persona y lo que siente. Una conversación víctima requiere ser escuchada con empatía y atención, desde un observador vacio para poder entender la conversación que está usando a la persona y poder mostrarsela para que esté en la posibilidad de crear una historia alternativa desde la postura de la responsabilidad.

Desde la postura víctima es fácil poder comunicar lo que siento siempre y cuando no me instale en ella. Consciente de que es solo una historia y que puedo crear otras historias alternativas.

Por eso salgo en defensa de la víctima. Sin ella no podríamos identificar el contexto que está haciendo posible la situación, cualquiera que ésta sea.

Lee también
Fracasos, errores y fallos - Transformación-

¿Crees que es rico de pronto darse permiso de 5 minutos de victimez?

Si encuentras ésto interesante o útil, comenta y compártelo con tus amigos.

Comparte