La vida es un juego de enrolar




inspirar - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

Me parece que en los pasados artículos ya hablamos mucho del enrolamiento como dinámica insustituible en una jornada de liderazgo, así que dejemos el tema de los talleres por un rato.

Por ahí escuchamos que "La vida es un juego de enrolar" y que "o enrolas o te enrolan" y así es, pero no exactamente como suena.

Que la vida es un juego de enrolar me parece que es indiscutible. El ser humano como ser que es en compañía, es un ser que se relaciona con otros como él. En esta interacción algunas veces la iniciativa es suya y en otras la iniciativa es de otros. Algunas veces enrolas a tu visión y otras te enrolas a la visión de alguien más porque la consideramos alineada con la visión propia.

Eso es parte del liderazgo, algunas veces enrolas y otras te enrolas.

Cuando escucho: "o enrolas o te enrolan" lo que yo entiendo es una pugna, una lucha, como dos puntos antagónicos entre los que me encuentro, como una elección entre hacerle algo a alguien y algo que me quieren hacer, y pareciera que la elección clara es: pues enrolo `para que no me enrolen. Esto implica dominio, competencia, un juego de ganar perder que tiene que ver con la manipulación. Nada transformacional.

Lee también
Relaciónate como un líder en transformación

Sin embargo, si lo entendemos como "O enrolas o te enrolas" pierde ese carácter de pugna, de lucha, y se convierte en nada más que una afirmación de algo que es: O enrolo en mi visión o me enrolo a la visión de otros, y ambas posturas son igualmente válidas. El líder no es superior a nadie. Un líder es una persona común que está consciente de que lo es (un líder).

Un líder cuando enrola no está ganando, cuando se enrola no está perdiendo, solamente está entrando en la dinámica de lo que nuestra distinción de liderazgo es, y dentro de la cual el líder promueve el liderazgo de todas las personas a su alrededor.

Un líder encarna su visión y es esa visión la que hace que otros se enrolen en ella. (no con el líder).) El mérito del enrolamiento no es del líder sino del que se enrola, que ha sido quien ha tomado una acción decidida ante la visión poderosa del líder.

Lee también
Yo Soy mi Relación de Pareja

Entonces, Ahora que como líder tienes clara una visión de tu vida, lo que requieres es ponerla en acción, dejar que te utilice y salir al mundo a permitir que la gente se enrole con ella y se una a ti para crearla.




Comparte

2 comentarios de “La vida es un juego de enrolar

  1. De acuerdo, Bernardo. Es totalmente coherente lo que dices y lo comparto en su totalidad. Pero sigue en el aire el asunto aquél de la utilización que se hace de los talleristas, a quienes no se le reconocen ni un centavo por su labor de enrolar, la cual, inevitablemente beneficia económicamente al Centro y a sus manejadores. Si ya está claro que “es un negocio” (y muy bueno), ¿por qué no nos dejamos de tonterías y admitimos de una vez que la base fundamental de este negocio es el enrolamiento? El enrolamiento no es “una dinámica insustituible en una jornada de transformación” porque sí y ya. No es algo que se deba dar por sentado. Si bien constituye una realidad en la vida (y me encanta la forma en que lo pones: “o enrolas o te enrolas”), no se puede tapar el sol con un dedo y pretender negar que detrás de ello existe el interés netamente económico de hacer de los Centros de Transformación un negocio no solo muy rentable, sino también sustentable.
    Con razón no pagan publicidad de ningún tipo. La publicidad que usan es la más efectiva que existe: la recomendación personal de los transformers, el “voz a voz” de quienes han encontrado en esta experiencia la panacea de sus vidas. Si así no fuera, si la actividad de enrolamiento no estuviera tan ligada a los intereses puramente financieros de los Centros, entonces ¿por qué tanta presión (sutil, pero presión al fin y al cabo) para que los talleristas enrolen? ¿Por qué tanto del contenido y entrenamiento que se ve en los fines de semana de PL se enfoca tanto en esta actividad? ¿Por qué el recordatorio constante de que “eres tu contrato”, “si no enrolas, es porque no estás siendo tu contrato”, “si no enrolas es porque no estás siendo quien crees que eres”, “si no enrolas, no puedes ir al último fin de semana”, y tantas frases más que se convierten en un dedo acusador y señalador. ¿Podrá eso ser transformacional? Todo cambio verdadero tiene que ser voluntario. No puede venir de ningún tipo de presión, sino de una convicción profunda y personal de la necesidad de ese cambio.
    Y por favor, no me vayas a decir que la presión ejercida obedece únicamente al interés legítimo del Centro por los participantes; por su desarrollo personal y la consolidación de su liderazgo, porque un líder no es líder solamente por su capacidad de “enrolar a otros a su visión”.

    • No puedo hablar por todos los centros de transformación, algunos, tal vez demasiados no deberían tener ese nombre (me parece que en cierta forma a eso también se refiere César) Muchos centros han sido creados con la filosofía de contar cabezas de participantes y multiplicar el número por el precio del taller, y cuando un centro está fundado en tales principios, por supuesto que lo intentan sostener con el enrolamiento como venta, no como herramienta de liderazgo (Yo si creo que un líder lo es por su capacidad de enrolar a otros a su visión). Afortunadamente esos centros no duran mucho porque el compromiso que exige un centro de transformación es impresionante. Aquí te lo puedo decir con bastantes fundamentos. Yo no soy entrenador, yo he creado centros, he dirigido centros y desarrollado contextos de PL que han demostrado ser eficaces y no están basados en la cohersión de al cual muchos hablan. Eso es lo que hago en la transformación, esa es mi visión.
      Por supuesto un centro que depende de el enrolamiento de los participantes está siempre en peligro de desaparecer. Pero tal vez no sabes que los centros de verdad están enrolando todo el tiempo, tienen personas cuyo trabajo es enrolar, de tal modo que si un pl no enrola, el centro sigue.
      De esos centros estoy hablando yo, en mis artículos, porque esos centros hacen transformación, los otros, aunque lleven ese nombre, no hacen nada que se le parezca.
      Sobre publicidad es lo mismo, algunos la hacen, algunos no. Yo conozco algunos que la hacen en revistas, programas de radio y patrocinando eventos y conferencias.
      Lo que te quiero comunicar es que no todos los centros son iguales y el trabajo de este blog va en el sentido de informar a la gente, no solo los graduados,sino el publico en general, lo que es la transformación y tengan herramientas para distinguir entre lo que es y lo que no.

Los comentarios han sido cerrados.