La Zona Cómoda

Comfort-Zone - entrenador transformacional

Por Leo Farías

¿ A que le llamamos zona cómoda?

La zona cómoda es el área donde el cual el ser humano se mueve habitualmente, donde están sus espacios conocidos, acostumbrados y confortables.

¿ Por qué la denominamos con este nombre?

Quizás porque al ser "cómodo" no implica ningún tipo de riesgos y al no haber riesgos la posibilidad de sufrimiento se achica. Lo que no puede "distinguir" el hombre o la mujer es que mientras permanezca "viviendo" en ese espacio de "confort" nada nuevo, distinto o diferente generará en su vida.

Ejemplo, el empleado de una empresa, que gana un sueldo promedio que no le alcanza, que no le gusta la actividad que realiza, que está molesto y disconforme con su entorno de trabajo, pero...que sigue en ese puesto por temor a dejarlo, ya que afuera el mundo se ve siniestro y no hay posibilidades. Ese empleado habita en una "zona cómoda" pues según su manera de ver el mundo, afuera esta "peor" y en su decir manifiesta esta expresión: "..al fin y al cabo, no me la paso TAN MAL..."

Fijémonos que en esta última expresión: "...no me la paso Tan mal...", como en el decir estoy manifestando mi sentir a mi cotidianeidad, a mi diario, a mi momento de vida. No es igual declarar:  "... No me la paso TAN MAL...";  a declarar:   "...NO ME GUSTA LO QUE HAGO, NO ESTOY CONFORME CON MI SUELDO Y MI ENTORNO DE TRABAJO ES MEDIOCRE, DESHONESTO Y ENVIIDIOSO...". " ...Estoy harto de esta situación..."

Esta ultima declaración de "ya no más!!!", me posibilita mirar que quiero hacer con este momento de mi vida en relación a lo laboral y a partir de allí observar que estoy dispuesto a realizar.

Lee también
Juicios y Etiquetas

La zona de confort no es un espacio "malo" o insano para el ser humano, sucede que mientras sigamos operando desde ese "lugar conocido", las posibilidades de aprendizaje se ven reducidas, limitadas y hasta, podríamos asegurar que," nada se aprende" parados allí, entendiendo por aprender la capacidad de poder hacer aquello que antes no sabía ni podía.

¿Qué crea al ser humano cada vez que se "anima" a salir del confort de lo conocido a la incertidumbre y no confort de lo desconocido?

Definitivamente obtiene un "resultado", quizás no el que busca , pero siempre se genera un resultado. Ej. Si se invita a una señorita a tomar un café y ella no acepta la invitación, la no aceptación se convierte en el resultado logrado mas allá del resultado buscado.

Cada "salida" de la zona de comodidad, implica que el espacio de posibilidades se acreciente y en consecuencia la zona de influencia se agrande, crezca, se renueve, aunque la recurrencia de estas "salidas" generará que esto antes, para mi, "desconocido" se con vierta en "conocido" y se amplié la zona cómoda.

Vivimos en un mundo donde la incapacidad de tomar riesgos genera , a mi modesto mirar, el mayor sufrimiento en los seres humanos. Dejar de sufrir está al alcance de cada persona y para que eso se cree es indispensable comenzar a "mirar diferente" pues como manifiesta W. Dyer "... cuando cambias tu manera de mirar, las cosas que miras cambian..."

Expandirse, crecer, trascender, transformarse, evolucionar o como quiera llamársele  es "salir de la zona de comodidad", es dejar de seguir haciendo "lo mismo de siempre, esperando que pase algo diferente"  y eso requiere de COMPROMISO, SER TU PALABRA, OPERAR DESDE LA HONESTIDAD, RESPONSABILIDAD Y CONGRUENCIA, estando dispuestos a pagar todos los precios o en otras palabras aceptando todas las consecuencias.

Lee también
Un Juego en que Todos Ganan

Por último definir ¿qué es lo que limita nuestra zona de comodidad?, y ese límite está marcado por nuestras creencias, ya que aquello que creo se convierte en "cierto" para mi observador y desde ese observador me muevo en el mundo.

¿Es posible "modificar" el comportamiento en los seres humanos?

Si, es posible. Solo depende del grado de compromiso en donde ese hombre o esa mujer se pare. Si este ser humano, se anima a "pagar todos los precios" (dicho de otro modo: "salir de su zona de comodidad") las posibilidades comienzan a aparecer y los caminos se vuelven a mostrar, solo se trata de animarse a caminar, porque ya lo dijo A. Machado: "caminante no hay camino, se hace camino al andar".

1503500_10202914529932531_139226885_n - entrenador transformacional

Leonardo Farías

Coach Ontológico Profesional