Los limites de la Zona de Confort




Los limites de la Zona de Confort

Por Bernardo Villar
Todo lo que conoces, TODO, conforma tu zona de confort. Hasta ahí, nada nuevo, se ha dicho hasta el cansancio. Todas tus relaciones (las que funcionan y las que no, las actuales y las pasadas), todo lo que sabes actualmente y todo lo que ignoras; todo lo que tienes o has tenido, todo lo que haces o has hecho; todos los logros de cualquier tipo que has conseguido; toda tu experiencia del mundo, y de ti en el mundo, conforma tu zona de confort. Tu zona cómoda.
Y tu zona de confort puede no ser cómoda en absoluto, puede estar llena de escacés, violencia, miedos, etc. Sin embargo, es cómoda porque es conocida y porque sabes cómo sobrevivir dentro de ella. Ya sabes quién requieres ser y qué hacer para mantenerte vivo de esa manera.
Conforme te acercas a zonas desconocidas tu comodidad comienza a desaparecer y una sensación de intranquilidad se apodera de ti. No tienes evidencia de lo que hay más allá. ¿Más allá de qué? ¿Qué constituye los límites de tu zona de confort?
Tus creencias, tu historia, tu conversación sobre cómo es el mundo y cómo no es; sobre quién y cómo eres, quién no eres y cómo no eres. Sobre lo que mereces y lo que no mereces; sobre lo que es posible y lo que no lo es. En corto, tu zona de confort está delimitada por tu pasado. Por tus creencias sobre cómo es el mundo basada en tu experiencia pasada.
Afuera de esta zona de confort, más allá de tus creencias sobre cómo es el mundo y qué hay disponible para ti en él, existe un espacio nuevo, oscuro y desconocido: todo lo que no es ahora mismo, potencial puro. El mundo de la posibilidad.
Los hechos no limitan la posibilidad, solo hay conversaciones que limitan y restringen, o aquellas que crean o habilitan lo que es posible.
Fuera de la zona de confort, en conversaciones potenciales, yace todo lo que ahora mismo no es en tun vida: un futuro creado, inventado, un futuro que si no es creado no ocurrirá. Un futuro que ahora mismo es imposible.
No es posible vivir fuera de una conversación, estamos prisioneros del lenguaje. Lo que podemos hacer es reemplazar las conversaciones que actualmente delimitan nuestras posibilidades de acciones y resultados por conversaciones nuevas que habiliten los resultados que quieres y actualmente no tienes. Se trata de crear de la nada posibilidades que creen la evidencia que vaya ampliando los límites de tu zona de confort, retándolos constantemente.

Lee también
Aprende a distinguir




Comparte
Lee también
Transformando el mundo