¿Para quién es esto?





¿Para quién es esto?

Por Bernardo Villar

¿Para quién son los entrenamientos de Transformación?

Ciertamente para todas las personas. Me parece que salvo algunas exepciones de tipo médico, la mayor parte de la gente puede encontrar muchas propuestas al menos provocativas para implementar cambios permanentes en su manera de ver e interactuar con su mundo y de este modo afectar de manera definitiva sus resultados.

Entonces, si yo creo que esto es para todos, ¿A qué viene la pregunta de para quién son los entrenamientos de transformación? Pues bien, no es una pregunta que dejo aquí para quienes no han vivido estos entrenamientos, para ellos la respuesta está en el párrafo anterior. Mi pregunta va para los que invitan a vivir este entrenamiento.

Ésto no es para personas  emproblemadas, ésto no es algo que alguien necesita para arreglar su vida. Pocas cosas me sacan tanto de quicio como escuchar: “Hey fulano, te acabas de divorciar, ¿Por qué no vas al básico?”, “Oye Mengano, te acaban de despedir de tu empleo, te haría mucho bien este entrenamiento”, “¿Te acaban de diagnosticar cáncer? Haz el Básico”. Este entrenamiento no está diseñado para arreglarle la vida a nadie. No es terapia, no es medicina, no euna varita mágica. Frecuentemente en este entrenamiento encuentras nuevas posibilidades para relacionarte con algunas cosas que no te están funcionando en tu vida y que, interpretando tu mundo como lo has estado haciendo hasta ahora, no puedes identificar. Claro que puede apoyarte a manejar muchas circunstancias importantes en tu vida, pero cuando tú te acercas a alguien y le dices que vaya al taller porque su vida no funciona, estás poniendo el foco en donde no debes. Este entrenamiento está diseñado para personas exitosas, con resultados, con una vida andando.

Esa persona que recién terminó su matrimonio, aquel que acaba de perder su empleo, el que ha sido diagnosticado de alguna enfermedad grave merecen estar en este entrenamiento, no por lo que no funciona en su vida, sino al contrario, por lo que sí funciona en su vida, que seguramente es mucho y que este entrenamiento puede apoyarlo (a) a llevar al siguiente nivel. No se enrola a este entrenamiento porque no tienes dinero sino para que estés en la posibilidad de crear más; no enrolas a este entrenamiento enfocándote en la relación que perdiste sino en las relaciones que puedes crear, no participas en este entrenamiento para componer algo que no funciona, para remendar tu vida, participas en este programa para crear la vida que tú quieres sin  importar cómo es ahora o cómo ha sido antes. Es un borrón y cuenta nueva. Es Transformar, no arreglar.

Cuando tu enrolas a las personas porque lo “necesitan” estás viéndolas jodidas, pequeñas, rotas; en cambio, cuando enrolas a las personas por las posibilidades que existen de que vayan mucho más lejos de lo que ellas mismas sospechan, estás reconociendo sus logros, que seguro han sido muchos y sus capacidades, los honras y los invitas a vivir una vida en un siguiente nivel.

No es para arreglar, es para crear, es para gente funcional y triunfadora, comprometida a crear algo totalmente nuevo en su vida. ¿Y quienes son esas personas? Todas. Todas las personas tienen logros en sus vidas y todas tienen algunas cosas que no funcionan, todos pasamos por malos momentos, pero no es ahí donde debes enfocarte. Es importante dejar de ver a la gente enfocado en sus problemas y comenzar a ver su potencial, su grandeza.




Comparte
Lee también
Dar gracias