Plan de acción para tus metas del próximo año – Parte 1 –




personal - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

Bienvenido(a) de vuelta. Hoy comenzamos a crear nuestro plan de acción.

Nuestra tarea era visualizarnos al final del año entrante, hacer una lista de las metas más importantes que estamos comprometidos a tener completas en un año o antes y conseguirnos un compañero que nos apoye. Voy a suponer que la tarea está hecha.

Comencemos echándole un ojo a nuestra lista. Si hay cosas importantes ahí que hemos querido completar hace mucho detente. ¿Por qué no están completas hace mucho si son tan importantes? Esta pregunta puede ser realmente la diferencia entre conseguir lo que quieres y volver a fallar. Si son importantes y no están completas deberíamos comenzar a preguntarnos ¿Qué creencia me ha impedido tomar una acción decisiva al respecto? Si se trata de finanzas, ¿Cómo me relaciono con el tema? ¿Desde qué plataforma opero al respecto?¿Qué estoy dando por hecho en este aspecto?¿Qué creo saber? No me refiero a contestar lo que “se” que es correcto contestar, sino lo que honestamente del tema. Tener claro qué me está alejando de mi meta me permitirá retar esa creencia y vencerla en una acción comprometida.

Ahí, chicos, no puedo ser de mucha ayuda, es un trabajo personal, pero conviene tomarse el tiempo para hacerlo. Te puede sorprender la cantidad de cosas que vas a encontrar.

Entonces, nos encontramos con una lista de metas importantes para nosotros y un compañero comprometido con nosotros.

¿Por dónde comenzamos?

Primero dividamos nuestras metas en estas distintas categorías: Personal, Familia, Otras relaciones, Trabajo / Estudio, Finanzas. ¿Por qué estas categorías? Porque se me ocurrieron, nomás por eso. Puedes inventarte las tuyas, sin embargo, para fines de estos artículos, usaremos las mías.

Una vez divididas en estas categorías, observa tu lista. ¿Está balanceada? Una serie de metas equitativamente repartida en cada faceta de la vida va a crear un contexto de contención en el que cada parte apoya e impulsa a la otra. Si no está balanceada puedes dejarla así o preguntarte qué estoy evitando en esas categorías que he, al menos casi, olvidado; y agregar algunas metas.

Lee también
5 Maneras de buscar la felicidad - (y extrañarse por no encontrarla)

Personal

En esta categoría vamos a agrupar las metas relacionadas con salud, ejercicio, diversión, imagen personal, cultura, pasatiempos, viajes, vacaciones, etc., recuerda, deben ser metas que se puedan medir. “Estar más sano” no vale, vale “Me hago un examen médico”, “me someto a tal tratamiento”. No se vale “bajar de peso” sino “yo peso tantos kilos para tal fecha”. No vale “tomar unas vacaciones” sino “tomo unas vacaciones de tantos días en tal lugar” (al final si es importante ya sabes a dónde quieres ir) No se vale “leer más” sino “yo leo tantos libros para tal fecha”, etc.

No puedo dejar de hacer énfasis en lo anterior: TANGIBLES. No podemos medir “más feliz”, Un peso más es “Más dinero, pero no te interesa hacer solo “un peso más”, si bajas un kilo de peso ya “bajaste de peso”, pero seguro esa no es tu meta. Requieres saber a dónde vas para poder saber que llegaste cuando lo hagas.

Y ahora ya sabemos a dónde queremos ir, nos falta saber cómo vamos a llegar. Dicen que todo viaje de mil kilómetros comienza con un solo paso. Aplica perfecto aquí. Romper en muchas acciones (o mini metas) una meta total te va a permitir ir completando poco a poco y generará un sentimiento de logro. Si declaré correr un maratón y como submetas un 5k, un 10k, un medio maratón, al ir conquistando cada reto me mantengo en un espacio de logro que mantendrá mi moral en alto todo el camino hacia mi meta final, el maratón. Del mismo modo, perder 15 kg puedo partirlo en varias partes: correr media hora diaria, ir al gimnasio una hora diaria, consultar un nutriólogo, etc., son pasos hacia la meta final.

Lee también
¿Qué puedes esperar?

Busca romper en pequeños trozos cada meta para mantenerte en movimiento y motivado al irlas cumpliendo.

Otro parte importante es no perder de vista por qué quieres completar tal o cual meta, y eso no tiene que ver con la meta en si, sino lo que evoca en ti el pensarla realizada. Cierra los ojos y conecta con la sensación que te causa el sentir completada cada una de estas metas y ponle nombre a ese sentimiento: poder personal, satisfacción, orgullo, etc. Eso que sientes es el por qué es importante para ti completarla.

¿Cómo vamos? ¿Estás encontrando interesante esta serie de artículos? Por favor, deja un comentario

Y si compártelo con tus amigos




Comparte