Que algo esté mal no es malo




Bien-o-mal - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

Una de las mayores cargas que nos ponemos a cuestas es el continuo juicio bueno/malo que hacemos de las situaciones. Buscamos hacer lo que "está bien" y nos avergüenza y nos culpamos cuando hacemos "algo mal" o "algo malo". Aquí cabe hacer una distinción interesante y que puede aportar mucho a nuestro actuar cotidiano: "mal" no es lo mismo que "malo".

Nuestro lenguaje es como es, no podemos hacer mucho, y en algunos casos, llamar a dos cosas del mismo modo causa confusión y más que nada, entorpece nuestro actuar. Mal y malo es uno de esos casos. Algo malo es algo que no es bueno, algo que daña, algo que quita, algo que perjudica. En el caso del actuar humano, tiene que ver con intención. Actuamos "mal" cuando hacemos algo "malo", es decir, cuando de modo consciente o intencional buscamos dañar a alguien o a algo. "Hacer el mal", más allá de las implicaciones morales o éticas, rompe con un acuerdo social y es censurado y castigado por la sociedad.

Hacer algo "mal" no significa "hacer el mal" o "actuar mal". Hacer algo mal significa hacerlo de un modo incorrecto, un modo que no funciona, es no obtener el resultado que decimos buscar. Hacer algo mal implica un fallo o cuando mucho un error (un fallo repetido o causado a sabiendas). "Hacer algo mal" no es lo mismo que "hacer el mal", sin embargo suena muy parecido y el efecto que causa esa confusión es notable.

Lee también
Familia: Contexto y Contenido

Muchas veces ese temor a que las cosas salgan "mal", a hacer las cosas "mal", nos detiene de lanzarnos a tomar riesgos, a tomar acciones extraordinarias, a ser irrazonables, porque equivocarse (hacer algo mal) es "malo", y como "malo" lo relacionamos con "maldad", hacer algo mal acarrea un castigo.

Algo muy distinto es comprender que nada está mal hecho hasta que no causa el resultado esperado, hasta entonces un evento es neutro. Es lo que es. Nada más. Si las cosas salen mal, solamente quiere decir que no salieron como esperábamos y reconocerlo abre la posibilidad de actuar de otro modo que posibilite eventualmente causar el resultado buscado.

Hacer algo malo tiene que ver con moralidad, ética o legalidad. Hacer algo mal tiene que ver con la efectividad del individuo y es una consecuencia lógica de quien toma alguna acción, en especial cuando esta acción es irrazonable, nueva, con un resultado no previsto. Hasta que el resultado no se revela no es posible catalogar algo como bien hecho o mal hecho.

Lee también
Yo, el ombligo del mundo

Una situación que juzgamos mala no necesariamente está mal. Cuando juzgamos una situación que no funciona como mala, actuamos desde la resistencia, no le permitimos ser. En cambio, cuando permitimos que la situación sea como es, funcione o no, estamos en posición de tomar una acción para cambiar el resultado. No podemos hacer nada con algo que no es.




Comparte