¿Qué Revela tu Lenguaje?




No cualquier frase que suene bien te apoya

¿Qué Revela tu Lenguaje?

Por Bernardo Villar

Hay algunas palabras, algunas frases que resultan atractivas, que nos hacen sentirnos bien, poderosos; sin embargo no cualquier frase hecha por el solo hecho de que todos la repitan tiene sentido ni te aporta algo de valor. Pero las repetimos y nos afiliamos a ellas como si fueran una verdad sin lugar a dudas.

Pensemos por ejemplo en frases como: “la lucha diaria”, “mi mamá es una guerrera”, “vale la pena luchar por lo que se quiere”, “solo contra el mundo”, etc. Suenan muy lindo, aparentemente reflejan valores como no darse por vencido, ser fuerte, afrontar la adversidad, ¿no es verdad? Pero, ¿en realidad nos hemos detenido a ver qué realidad están creando esas frases hechas tan populares?

Checa como en cada una de ellas estamos hablando de luchar, de oponernos a un mundo hostil, en cada una le estamos dando valor a algo que normalmente decimos que no lo tiene: la violencia.

Si veo mi día a día como una lucha, ¿cómo voy a comportarme? a la defensiva, buscando ganarle a un contexto hostil. ¿No será que el hostil es mi contexto? Si ser un guerrero es algo valioso, entonces pensemos qué hace un guerrero: un guerrero hace, por definición, la guerra. Un guerrero defiende pero también ataca, un guerrero mata, un guerrero está en pugna constante, un guerrero está entrenado para matar. ¿Será que desde un contexto de guerrero mi experiencia de vida pueda ser distinta a una guerra contra todo y contra todos? Luchar por lo que se quiere es también visto sin pensarlo como algo bueno, pero, ¿por qué tengo que luchar, es decir, resistir, hacer prevalecer lo que yo quiero contra todo y contra todos los demás? ¿No podría enrolar para conseguirlo? ¿Si me siento orgulloso de estar “solo contra el mundo”, qué tipo de experiencia puedo crear de mi vida?

Lee también
Prohibido enojarse o estar tristes - (¿Quién dijo?)

Decimos que vemos la paz como valiosa y sin embargo repetimos consignas que revelan lo contrario: la violencia como un valor. Decimos que estamos parados en crear juegos de ganar-ganar y lo que vemos como un valor son posturas y escenarios de ganar yo a toda costa o morir.

¿Qué puedo crear cuando mi contexto es un mundo hostil que está contra mi y busca aniquilarme? ¿Qué posibilidades hay para mi cuando me veo como un guerrero en medio de una guerra sin cuartel que dura toda mi vida? ¿Qué percepción del mundo, qué realidad, puedo heredar a mis hijos si no es la de un mundo hostil en donde solo hay dos posibilidades, ganar o perder?

¿Qué posibilidades podrían abrirse si mi lenguaje no diera valor a conceptos de resistencia y destrucción, sino a maneras de ser que creen, que construyan, que no se opongan al mundo sino que lo edifiquen de tal modo que funcione para todos?

Lee también
La creativida no es algo solo de artistas

Nuestro lenguaje crea nuestra realidad, crea nuestro contexto, lo que somos y lo que es valioso para nosotros. Podemos continuar repitiendo frases hechas que no hacen mas que perpetuar el contexto actual de todos contra todos o comenzar a crear una realidad nueva desde verdades y valores nuevos. Elegidos, no heredados.




Comparte