¿Qué te impide ser tu mismo? Respuesta de Transformación

la_importancia_de_ser_tu_mismo - entrenador transformacional

¿Qué te impide ser tu mismo?

Por Bernardo Villar

¿Puedes ser tu mismo? ¿Quién es tu mismo? ¿Qué te está impidiendo serlo?

Esta será una historia, que como la transformación es incómoda, porque rompe con un código secreto, una complicidad implícita de muchas personas que se refugian en este mito para justificar sus resultados. Es una historia que trata de responsabilidad, autenticidad,  elección y compromiso.

El mito comienza cuando pensamos en quién nos gustaría ser, y casi como en una declaración, pensamos que ese yo que queremos ser es nuestro verdadero yo. Hasta ahi todo muy bien. El asunto se comienza a complicar cuando comenzamos a crear historias para justificar por qué no estamos siendo esa persona, y comenzamos a inventarnos que otras personas son, queriendo o no, responsables (o tal vez culpables) de que no lo seamos: otras personas nos han lastimado, nos han tratado injustamente, nos han traicionado, no nos han valorado, etc. (Y si, hay libros que se han escrito para validar esta historia).

Técnicamente es cierto: el contexto en el que crecemos modela la idea que tenemos de nosotros; crea a través de los años una conversación sobre nosotros que nos utiliza, una realidad personal. Esto de ningún modo es resultado de una conspiración, sino que simplemente es el único modo que tiene el ser humano de crearse una idea de identidad. Simple como eso. Pero cuando comenzamos a culpar a otros de habernos convertido en quienes estamos siendo es cuando el asunto se pone delicado, porque entonces entra en juego el tema de la importancia personal y una conversación víctima: Las personas no me han tratado como yo creo que merezco ser tratado, asi que me han lastimado y por eso yo soy quien estoy siendo en estos momentos. Requiero perdonarlos y sanar esas heridas para poder ser quien yo "realmente" soy.

Lee también
Haciendo Ordinario lo Extraordinario

Aceptémoslo, ese último párrafo suena como una cama cómoda en la cual nos podríamos tirar el resto de nuestra vida: son los demás, no yo, así que requiero personarlos y sanar. ¿Perdonar qué? ¿Sanar qué? ¿En verdad requiero perdonar a mis padres, maestros, relaciones, amigos, hermanos, etc. el haberme convertido en lo que soy ahora? ¿Qué es lo que está mal con lo que soy ahora? ¿Qué me está faltando? ¿Qué me quitaron? y ¿Sanar? ¿Qué tengo que sanar? ¿No será solo el ego herido? ¿y de verdad eso me va a permitir ser yo?

Pongámonos serios, yo (tu) soy una persona completa e íntegra. Soy como soy y no me falta nada. Puedo crecer, pero de ningún modo estoy (estás) incompleto. Estoy en donde estoy y soy quien soy. Pelearme con ello no cambia nada y estar buscando la razón y el culpable de que yo (tu) sea como soy es un intento vano de justificarme. Yo soy yo mismo todo el tiempo. Es imposible no serlo. ¿Puedo ser otra persona? Claro, por supuesto, puedes ser quién elijas ser (estamos hablando de maneras de ser) La trampa es que es más difícil serlo que encontrar razones por las cuales no lo soy. Se trata de elección, se trata de optar por se quién yo elijo ser y serlo. El asunto de la autenticidad no tiene que ver con ser necesariamente diferente, sino con elegir lo que se es.

Lee también
Saliendo de la Zona de confort

¿Tienes problemas con ser lo que tu has elegido ser? Aquí te va el secreto de la transformación: sélo por la sola razón de que así lo eliges, no para darle gusto a nadie sino para darte gusto a ti. Y entrénate a serlo cada momento del día. Esa es la parte difícil pues has estado siendo quien eres hoy por mucho tiempo, así que esa maestría pesa en tu contra, pero con práctica conseguirás maestría en ser quien ahora has elegido ser.

O, por supuesto, puedes seguir escondiéndote en la excusa de que otros te están impidiendo ser tu mismo. Esa también es tu elección.