Ser Auténtico

Ser Auténtico

Por Bernardo Villar

El ser humano no es un ser determinado, como una piedra que siempre será una piedra. El ser humano es un ser hacia el futuro, hacia la posibilidad. Un ser humano está formado por el sin fin de posibilidades que están a su alcance. El humano es un ser que puede tomar decisiones sobre lo que hará a continuación; lo que espera del futuro.

 
Así, yo puedo elegir dejar de pronto de escribir este post, o puedo levantarme y hacerme un café, o salir a correr a la calle, o ponerme a platicar con mi hijo, y así hasta el infinito. Y detrás de cada posibilidad existe una posibilidad siempre presente: la muerte.
 
Puedo elegir hacerme un café y morir haciéndomelo, puedo salir a correr y morir, dejar de escribir y morir, continuar escribiendo y morir, etc. La muerte es la posibilidad que siempre nos acompaña inexorablemente.
 
La consciencia de esta posibilidad de enfrentar la nada, la posibilidad de dejar de SER, normalmente produce desazón en el hombre que muchas veces prefiere pensar que la muerte es algo que le pasa a otra gente menos a él, y actúa como si fuera a vivir por siempre, pensando que tiene todo el tiempo del mundo y postergando, refugiado en el colectivo anónimo del UNO, es decir, lo-que-uno-hace. Y a este colectivo anónimo le otorgamos el poder de pensar y decidir por nosotros.
 

Así escuchamos la música que está de moda, usamos la ropa que está de moda, tomamos como nuestras la opiniones que están de moda sobre temas que están de moda. Nos sumergimos en una CORRIENTE que nos arrastra hacia donde esa corriente decide. Creemos lo que está bien visto creer, hacemos lo que está bien visto hacer, opinamos lo que está bien visto opinar, acogidos por una zona cómoda en la cual no es necesario pensar, no es necesario decidir: todo está pensado, todo está decidido por otros de antemano. A este tipo de existencia, albergada en ese UNO anónimo, la llamamos INAUTÉNTICA.

Lee también
¿De qué soy responsable?

Es solo cuando el ser humano acepta su existencia hacia la muerte que está en posibilidad de elegir algo distinto. Cuando acepta que en cualquier momento puede (y va) a morir, puede elegir tomar una postura distinta y hacer que el tiempo que le quede, mucho o poco, no lo sabe, sea una diferencia. Cuando está consciente de que inevitablemente morirá, pierde el sentido pretender que vivirá por siempre y cada momento que le quede será valioso. Así da un paso fuera del UNO, del anonimato y puede expresar su opinión, sin importar que vaya de acuerdo o no con la opinión de los otros; puede elegir tomar acciones distintas que las de los demás solo porque así lo elige, porque para él/ella tiene valor tomarlas. Entonces deja la supervivencia y comienza a VIVIR una vida AUTÉNTICA.

Esta postura puede de ser desmoralizante en el sentido de poder pensar: Si de cualquier modo me voy a morir, qué más da, mejor no hago nada; sin embargo también nos abre la posibilidad contraria: Si de todos modos voy a morir, qué más da,  hago que mi vida sea una diferencia mientras eso ocurre.

Lee también
Este es tu Rio

Autenticidad, pues, no tiene que ver con abrazar la postura cómoda de decir: "Estoy en contacto con mi SER esencial, así soy y no puedo hacer nada, soy lo que soy" Por el contrario, una existencia AUTÉNTICA grita al mundo: "No tengo tiempo que perder, elijo ser quien deba ser para que mi existencia tenga sentido y cuente."

 

Si te ha parecido útil o interesante, compártelo con tus amigos