Soñar está sobrevalorado

Soñar está sobrevalorado

Por Bernardo Villar

Soñar está sobrevalorado. Está sobrevalorado porque es más fácil y cómodo soñar que tomar acción.

Cuando hablamos de una visión, nos referimos a inventarnos de qué se va a tratar nuestra vida en algunos años, cómo va a ser, quiénes seremos. Y está perfecto tomarnos el tiempo de tenerlo claro. El tiempo de parar y ver qué hemos creado y a dónde queremos ir. El problema comienza cuando comenzamos a vivir más soñar con el futuro que en crearlo.

Y comenzamos a contarnos historias como: "cuando yo tenga dinero, podré hacer tal cosa", "cuando tenga esa relación, todo estará bien", "cuando tenga tal trabajo, estaré contento", en fin: "cuando tenga yo la vida que quiero seré feliz".

Solo que nos falta ver algo: El futuro no existe, nunca llega. El futuro es un espacio mental, no un lugar físico. La realidad es que no importa cuánto soñemos en el futuro, siempre viviremos en el presente. Por eso el futuro se vive en el presente.

Lee también
Metas de finanzas - Parte 5

¿Quiero tener la relación de mis sueños en un año? No puedo esperarme a que pase un año y vea que no la tengo. Tengo que tomar una acción hoy y relacionarme de tal modo que cree hoy el contexto en el que pueda existir tal relación. ¿Quiero tener abundancia económica en el futuro? Puedo sentarme a soñar con ella y esperar que algo mágico la atraiga a mi o puedo comenzar a tomar acción creando un contexto de abundancia con acciones que lo apoyen; ¿qué tiene mayor posibilidades de funcionar?

El futuro nunca llegará, estamos condenados a vivir ahora y es solo ahora cuando podemos crear lo que nos inventamos en ese sueño. Si quiero ser sano en un año, es ahora cuando debo crear un estilo de vida sano, si quiero tener abundancia en un año, requiero ser abundante ya.

O bien, sentarme a ver como los demás crean su sueño mientras yo me quedo esperando que algo mágico pase.

Lee también
¿Por qué tengo que cumplir mis acuerdos?

¿Tu qué piensas?