Tener Razón o no tenerla




razon - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

Tener la razòn no es lo mismo que estar en lo correcto, no tiene que ver con saber la verdad, no es tampoco no estar equivocado.

Para tener la razón no basta que tu sepas que algo está bien o es correcto, no tienes la razón hasta que alguien más te la da. Requieres la validaciòn de otros que compartan tu punto de vista para decir que tienes la razón.

Tal vez en este punto ya estàs viendo por dónde voy: para tener razón requiero que me la den, es decir, viene de afuera hacia adentro. Yo no soy causa, soy el efecto de la opiniòn de otros. Entonces, aunque no lo creas, es una postura víctima bien escondida y disfrazada bajo la máscara de superioridad y control; pero un victimismo muy extraño ya que al mismo tiempo victimiza a otros. Es un victimismo que te hace creer que eres mejor o superior que los demás (aquellos mismos que te dan la razón).

Lee también
La elección de SER

Pero entoncess... ¿Por qué es tan importante tener la razòn?

Porque no queremos tener razón (que quiere decir que nuestro punto suene razonable, o que tenga sentido), lo que queremos es tener LA RAZÒN. asì, total y sin disputa. No queremos estar aportando algo para ampliar un panorama, queremos hacer creer a todos que nuestro panorama es el ùnico, y que los demàs lo admitan.

Si tengo razón, es decir, si consigo que me la den, aparentemente obtengo un mayor protagonismo en la vida, los demàs me admiran, soy un lìder...¿o serà que justo por eso es que no lo soy?

Tener la razòn es tener todas las respuestas, y alguien que tiene todas las respuestas no abre posibilidades. Al contrario, las cierra.

A un líder no le interesa si tiene la razòn o no, es màs, sabe que no la tiene y justo porque sabe que no la tiene, puede hacer las preguntas necesarias para crear nuevas posibilidades. Preguntas que no tienen una respuesta correcta, preguntas que existen no para tener la razòn, sino para no tenerla y ampliar infinìtamente los horizontes.

Lee también
¿A ganar o a no perder? ¿Tu cómo juegas?




Comparte