¿Hacia el pasado o hacia el futuro?




¿Hacia el pasado o hacia el futuro?

Hoy quiero hablar sobre un tema que aunque parece fundamental lo había pasado por alto en los 29 posts anteriores: La distinción entre y .

Hagámos un experimento. Levántate de tu silla y ve a hacia la puerta, solo que no le quites la mirada de encima a la silla. Sin saber dónde estás, tengo la idea de que para hacerlo vas a tener que camirar hacia atrás o al menos de lado. ¿Vas a llegar? Por supuesto, pero irás mas lentemente y tal vez te tropieces o choques con cosas que no ves en tu camino. Porque tu atención está fija en el lugar donde estabas y no en el lugar al que quieres llegar.

Ahora, si te pido que solamente vayas a la puerta con tu atención fija en la puerte te aseguro que llegas ahí en menos tiempo del que te lleva leer este párrafo.

Esa es la diferencia básica entre Transformación y Crecimiento personal: dónde tienes el foco, en el pasado o en el futuro.

Cuando buscas “ser una mejor persona, tener una mejor casa, una mejor relación, etc”, “tener más dinero, más amigos, más de cualquier cosa”, o tener “una relación diferente”, “un trabajo diferente” o cualquier cosa “diferente” a lo que ahora tienes estamos hablando de CRECIMIENTO PERSONAL.

El crecimiento personal funciona en muchos casos, se trata de cambiar tus acciones sin dejar de ser “quien eres”.

Lee también
Cambiar el Mundo

Y ahi es donde está la diferencia con la TRANSFORMACIÓN: en la Transformación las acciones que cambian los resultados surgen de dejar de ser quién eres.

Y es que el crecimiento personal surge de la corriente filosófica metafísica que sostiene que hay un modo en el que las cosas “son” y que podemos acceder a conocer ese “ser” de las cosas. Es decir yo SOY por naturaleza de un modo y ese “ser” condiciona lo que puedo o no hacer y conseguir, entonces mis acciones van a ir encausadas a obtener resultados con carácter de “mas”, “mejor” o “diferente” de lo que ya es o ha sido.

Entonces argumentos como “yo soy asi”, “yo no puedo hacer eso” se vuelven válidos a la hora de hablar de mis resultados.
Por otro lado, la TRANSFORMACIÓN surge de un sistema filosófico diametralmente opuesto: el existencialismo que sugiere que no existe una forma en que yo “soy” sino una forma en la que yo “He aprendido a ser” y si soy quien he aprendido a ser de un modo, entonces puedo aprender a ser cualquier otro YO que elija.

Esta postura nos permite ver al futuro no en función a lo que yo creo que puedo o no crear sino en función a lo que quiero crear.

Cuando yo cambio la persona que ve la situación, también cambiará las posibilidades que para mi estás disponibles. Se trata de cambiar no solo a la persona sino al contexto en el cual existe.

Lee también
¡Me rediseño!

Se trata de sacar al pasado del futuro y dejar en su lugar un gran espacio en el cual puedo crear todo lo que yo quiera. Se trata de ser una persona distinta.

 

Si encuentras interesante este artículo, comenta y compártelo con tus amigos

 

[contextly_sidebar id=”0e7433f5fd36082da6cbfccf3a63c7a6″]




Comparte