Visitante del futuro



tempo - entrenador transformacional

Por Bernardo Villar

¿Qué dicta quién eres hoy? ¿Quién está decidiendo lo que sientes, lo que piensas, lo que haces y tus resultados?

Me parece que no hay muchas opciones: o quien eres y tus resultados los está definiendo tu pasado o lo esta definiendo tu futuro. No hay más.

Espera, ¿Qué estás diciendo? Yo no vivo desde el pasado ni desde el futuro: yo vivo en el presente: aquí y ahora…

Y sí, en efecto, vives en el presente, aquí y ahora, no existe otro manera. Lo que quiero decir es ¿Qué está decidiendo cómo vives aquí y ahora? ¿Tu pasado o tu futuro? Si sigues pensando que esta pregunta no tiene sentido y que tu vives solamente en el presente, piénsalo dos veces.

En el presente, tu punto de referencia puede ser lo que has vivido, las experiencias que te han traído hasta donde estás ahora, todos los errores que superaste, todos las situaciones que viviste, todo lo que sientes que te ha convertido en una persona fuerte capaz de manejar todo lo que se te presente en la vida. Es decir, quién eres ahora y lo que haces lo ha creado tu pasado: eres el resultado de todo lo que has vivido, de todas las decisiones buenas y malas que has tomado y que te han enseñado a sobrevivir en el mundo. Si es ese el caso, ya todo está dicho: tu pasado está definiendo tu presente, y todo lo que es posible para ti en el futuro. Eso no tiene nada de malo, te da predictibilidad, certidumbre, hasta cierto punto, tranquilidad y sensación de tenerlo todo o casi todo controlado. Si vives desde el pasado, te has convertido en un experto en cómo tener los resultados que tienes y eres capaz de repetirlos todo el tiempo.

Lee también
El Manual del Líder - Liderazgo

Por otro lado, puedes ser que sea el futuro lo que esté definiendo quién eres y lo que haces: tal vez lo que ahora no tienes y quieres tener en todos los ámbitos de tu vida es para ti un llamado tan fuerte e irresistible que conseguirlo te mueve de tal manera que todo en tu vida está ordenado hacia conseguirlo. Si es así como vives, todo lo que piensas, sientes, haces y creas va relacionado con eso que aún no es pero tú quieres y estás comprometido a que sea. No importa lo que ha sido, importa lo que aún no es.

El pasado es una conversación, una historia que nos inventamos y nos contamos continuamente acerca de lo que hemos vivido y de cómo lo experimentamos. Una historia solamente, pero si a esa historia le damos el poder de definir quienes somos ahora mismo, esa historia se convierte en el contexto, en el espacio de ser desde el cual existimos y que define todo en nuestra vida.

El futuro es otra conversación, otra historia que nos inventamos sobre lo que no ha sido. Sin embargo, si nuestro pasado define quienes somos ahora mismo, nuestro futuro no tendrá tanto que ver con lo que queremos sino con lo que creemos posible basados en nuestra experiencia pasada. Una historia de un futuro igual al pasado carece de poder. El futuro se convierte en solo más de lo mismo.

Lee también
Decisiones, contextos y comida china

Ahora imagínate que pudieras pensar en un futuro que no tuviera nada que ver con tu pasado. Uno que no se tratara de tener más, mejor o diferente que algo que ya hay sino exactamente lo que tú quieres aunque no sepas si puedes o no lograrlo. Algo que sea tan grande y provocador que de verdad tenga la posibilidad de moverte en las mañanas y mantenerte en movimiento cada momento del día todos los días.

Imagínate un futuro tan grande y poderoso que te diga quién eres hoy, sin importar lo que fuiste antes.

Imagínate convertirte en un visitante del futuro…



Comparte

Deja un comentario