Viviendo con propósito – Transformación

Una vida con propósito

Viviendo de modo intencional

Viviendo con propósito - Transformación

Por Bernardo Villar

Vivir en automático es sencillo, no se requiere nada, con dejarse llevar por el impulso y abandonarse a la corriente es suficiente, se vive tranquilo una vida igual a la de millones, anónima y sin riesgos, haciendo lo que UNO hace.

Sin embargo, se trata de crear una vida intencional, una vida auténtica y con propósito. Se trata de ser la causa de que las cosas ocurran y no el resultado de algo que "me ocurrió". Una vida con propósito no se manifiesta con un simple deseo, sino con acciones que son la manifestación de que la estamos creando, sin embargo, aunque realizar acciones que cumplan metas manifiestan esa intencionalidad, lo importante no son las metas, sino el contexto y el contexto no es otra cosa que la visión: esa conversación tan grande que te usa y en la cual existes.

La transformación no se trata de tener metas solo por tenerlas, sino de tener una visión clara de cuál es la experiencia del mundo que deseo tener, de quién quiero ser y cómo se va a manifestar esto en el mundo. Las metas no tienen sentido sin una idea de propósito. Algunas veces en el Programa de Liderazgo (o como se llame en cada centro en particular) una carta de logros puede convertirse en una lista de metas, de acciones a cumplir, pero que pueden carecer de un sentido más allá del atreverse a hacer algo sin un fin consciente de para qué las pusimos en la carta o qué sentido tiene cumplir esas metas.

Como yo lo veo las metas son escalones hacia tu visión pero no deben ser tu visión. Tu visión es como el horizonte al que siempre te diriges pero nunca llegas y que sin embargo pauta todas tus acciones. Tener una visión clara y metas que cumplir hacia materializas da a la persona una sensación de misión, es vivir una vida intencional y con propósito en vez de una vida por inercia. Tiene que ver con autenticidad, con tomar una postura. Con darle sentido a lo que no tiene.